Windows Server 2016 y su Nano Server

Windows Server 2016 como sus antecesores es un sistema operativo menos dedicado al consumidor y más a servidores usado en muchas empresas.

Hecho por y para los datacenters Azure, el sistema cumple con los rigurosos requerimientos que supone mover una infraestructura como es la nube de Microsoft, ya que el software es una parte fundamental para el buen término de la misma.

Para Windows Server 2016 una de las mayores barreras que han de afrontar las empresas a la hora de manejar sus datos, es la portabilidad de los mismos, para lo cual el sistema operativo nos ofrece portabilidad entre datacenters, nubes privadas o públicas mediante máquinas virtuales y nuevos y fiables formatos de contenedores que pueden ser desplegados allá dónde el negocio lo requiera.

La diferencia entre cómo abordar la nube híbrida por parte de Microsoft respecto a otras empresas difiere, ya que los consumidores no únicamente desean interconectividad entre diferentes entornos. Según Microsoft, los usuarios desean consistencia, de manera que el profesional de IT, el desarrollador y el usuario final tengan una experiencia que no cambie según dónde esté el recurso.

Existen varios tipos de instalación de Windows Server, siendo la más habitual la versión Core, la cual solo carga los elementos esenciales del sistema operativo ya que en ella se reduce la superficie que queda expuesta a piratas informáticos. Ahora, con esta nueva versión del sistema operativo de servidor, aparece un nuevo tipo de instalación, denominado como Nano Server, que, según la compañía, está optimizado para trabajar en la nube cargando de forma local tan solo el núcleo del sistema operativo y reduciendo aún más la superficie expuesta que en las versiones Core.

Nano Server se actualiza mediante paquetes independientes que se instalan como aplicaciones. Este nuevo concepto de sistema operativo también ha sido diseñado para poderse controlar de forma sencilla y remota, evitando tener que estar sentados delante del servidor. Este nuevo sistema operativo está desarrollado pensando en la nube.

Nano Server busca que cada administrador instale tan solo lo que necesite para administrar su red, ahorrando tiempo, dinero y mejorando el rendimiento general del servidor al no incluir un gran número de paquetes que no van a utilizarse jamás. De esta manera, si solo necesitamos un almacenamiento de, por ejemplo 1 GB, con este espacio todo funcionará a la perfección, y no necesitaremos 100 GB adicionales para instalar el sistema operativo junto a un gran número de paquetes, dependencias y herramientas que, para nosotros, no son necesarias.

La versión Nano Server promete superar a todas las demás en seguridad (tiene menos puertos abiertos por defecto), en reinicios necesarios para que todo funcione correctamente, en tiempo de arranque del servidor, en el número de vulnerabilidades críticas y en el tamaño del disco virtual.

Además, con el fin de mejorar aún más la seguridad de este pequeño sistema operativo de servidor, Microsoft ha lanzado un primer programa Bug Bounty con el que recompensará con hasta 15.000 dólares a aquellos investigadores que encuentren y reporten vulnerabilidades en este sistema.

 

Leave a Comment