Conoce a Dong Nguyen, el creador de Flappy Bird

Conoce a Dong Nguyen, el creador de Flappy Bird

La revista Rolling Stone ha conseguido una entrevista con el escurridizo Dong Nguyen, creador del fenómeno viral Flappy Bird. Nguyen es un joven programador de 28 años que vive con sus padres y trabaja desarrollando sistemas de localización para taxis en Hanoi, Vietnam. Se aficionó a los videojuegos gracias a un clon de una NES que sus padres compraron cuando era niño; con el tiempo acabaría estudiando Informática y trabajando en una compañía de juegos deportivos para móviles.

Flappy Bird nació como un proyecto paralelo en su tiempo libre. “Sólo estaba haciendo algo divertido para compartir con otra gente”, asegura Nguyen en el reportaje de Rolling Stone. “No podía predecir el éxito de Flappy Bird”. Nguyen quería hacer un juego simple y adictivo, como los que jugaba en la NES de niño.

Con ese objetivo en mente, incluso títulos para móviles como Angry Bird le parecían complejos y con demasiados elementos en pantalla. “Me imaginé cómo juega la gente”, asegura Nguyen, “agarrándose con una mano a la barra del metro”. Su objetivo fue, pues, desarrollar un juego que se pudiera jugar con poca atención, sólo con una mano, en partidas cortas y frenéticas.

Nguyen ya tenía experiencia creando juegos simples pero de gran dificultad: ya hemos hablado aquí de su título previo, Shuriken Block. En sólo un fin de semana sacó adelante Flappy Birds con diseños que había creado como homenaje a los juegos clásicos de Nintendo, e hizo el juego para que siguiera la norma de Nolan Bushnell, el legendario fundador de Atari: “fácil de aprender, difícil de dominar”, añadiéndole un toque de humor para que las muertes continuas no resultaran tan frustrantes.

Tras la súbita viralización del juego, Nguyen asegura que “no estaba muy feliz” aunque no sabe exactamente por qué. Ni siquiera le habló de su éxito a sus padres, que se enteraron por la televisión vietnamita. Pronto los paparazzi locales sitiaron su casa, y tanta atención fue demasiada para Nguyen.

Pero la gota que colmó el vaso fue la multitud de mensajes que recibía contando los supuestos efectos sobre la vida de muchas personas del “enganche” a Flappy Bird: personas que aseguraban haber perdido su trabajo o estar desatendiendo a su familia, niños con problemas en la escuela… Nguyen, que según cuenta Rolling Stone tuvo malos resultados escolares por jugar más de la cuenta a Counter Strike, se tomó en serio estos mensajes. “Al principio”, asegura, “pensaba que estaban bromeando, pero me di cuenta de que realmente se están haciendo daño a sí mismos”.

Dong Nguyen cuenta que todo este estrés empezó a causarle serios problemas personales: sufría insomnio, falta de concentración, apenas salía de casa… Finalmente, decidido a hacer lo posible por recuperar su tranquila vida anterior, retiró el juego. “Soy amo de mi destino”, afirma en el reportaje de Rolling Stone.

Desde entonces, aunque no ha recuperado la vida que tenía, tampoco se puede decir que le esté yendo mal. Las primeras críticas y acusaciones de plagio se han convertido en aplauso de voces tan autorizadas como John Romero (creador de Doom) o el mismo Nolan Bushnell. Nguyen ha dejado su trabajo para dedicarse por completo a crear juegos con las mismas señas de identidad: mecánica sencilla, gráficos retro y dificultad extrema.

Dong Nguyen tiene ya tres proyectos en marcha: un shooter de cowboys, un juego de vuelo vertical llamado Kitty Jetpack y un juego de “ajedrez de acción” que tendrá por nombre Checkonaut (un juego de palabras que se podría traducir como Jaquenauta). ¿Y Flappy Bird? “Estoy considerando [volver a publicarlo]”, asegura. Quizá pronto volvamos a ver al pájaro más torpe del mundo tratando de volar entre cañerías.

Leave a Comment